El Amargo Sueco

Combinación de 11 plantas medicinales como Aloe Vera, Mirra, Azafrán, Ajenjo, Alcanfor, Maná, Teriaca veneciana, raíces del Ruibarbo, Cedoaria, raíces de Carlina y Angélica.
Los beneficios del Amargo Sueco son múltiples; Es bueno para todo el sistema digestivo: estomago, intestinos, páncreas, hígado, desinfecta y calma el tracto intestinal, estimula la función del hígado, restaura el equilibrio natural de ácido en el estómago, tonifica y regenera células, elimina toxinas, purifica, desinfecta y estimula la circulación sanguínea, actúa como un laxante suave, alivia la flatulencia, gases, cólicos y náuseas.

Para uso externo, alivia las  inflamaciones de todo tipo. Se puede aplicar a manchas, contusiones y cicatrices, en erupciones cutáneas, granitos, heridas purulentas e incluso ulceras por decúbito. Las hemorroides, sabañones, fistulas, los ojos de pollo (callos) y quemaduras.

 

Pacientes aquejados de problemas digestivos, de tránsito intestinal lento o demasiado ligero, de intoxicaciones alimentarias, problemas de azúcar, mejoran. Y no solo los que tienen problemas digestivos, si no los que padecen hipertensión o hipotensión, para los dolores de cabeza y de muelas.

A los anémicos les ayuda a recobrar el color y el hierro. Limpian la sangre, por lo que los tejidos se nutren con más facilidad y el oxigeno llega a todo nuestro cuerpo mucho mejor, por lo que todas las funciones orgánicas se realizan mejor, este es el secreto de su éxito.

Al eliminar toxinas de la sangre, hace, que está este más fluida, con mayor aporte de O2, nutrientes, vitaminas, oligoelementos, minerales, etc.

Los tejidos de todo nuestro cuerpo están mejor, ya que se alimentan mejor.

 

Publicado en Conceptos |

Hamamelis

Esta planta originaria de América del Norte, es muy popular en la medicina indígena, los indios nativos la utilizan mucho, sobre todo para las diarreas y hemorragias, tanto internas como externas.

Entre sus principios activos encontramos, taninos, flavonoides, saponinos amargos, colina, acido gálico, que hacen del hamaelis una planta antihemorrágica, astringente, antiinflamatoria, emoliente, antioxidante y desinfectante.

Es de gran uso en hemorragias, internas y externas, sobre todo para las de las encías. De esta planta se utiliza las hojas y la corteza, muy rica en silicio, nos ayuda a evitar la hemorragia y va ayudando a regenerar la encía.

En cosmética se utiliza sobre todo contra el acné, ya que es muy astringente, pero al mismo tiempo no deja la cara reseca ni tirante, cierra el poro, desinfecta, deja la piel calmada y desinflamada, como tónico en los tratamientos para el acné es uno de los mejores.

Luego tenemos cremas en el mercado con extracto de hamamelis, para piernas con varices o con problemas de circulación, es antiinflamatoria y antihemorrágica, le proporciona a la pierna descanso y fluidez a la circulación. Siendo una gran aliada en personas que tienen mucho problema de circulación y les duelen mucho las piernas.

Y para las ojeras es una estupenda planta, ya que mejora la circulación, deshincha la ojera, borra esa mancha negra de debajo del ojo y reduce visiblemente la bolsa (aplicar con cuidado y con constancia).

Una pega que podríamos sacar a esta planta es, que es hepatotoxica, que quiere decir que intoxica el hígado, por lo tanto hay que tener cuidado con su uso, sobre todo si se tienen problemas de hígado, es recomendable  descansar alguna temporada si la usamos mucho (consultar con un experto si se tienen dudas o si no se conoce lo que se hace) prohibidísimo en embarazadas y lactancia.

Publicado en Conceptos |