El Amargo Sueco

Combinación de 11 plantas medicinales como Aloe Vera, Mirra, Azafrán, Ajenjo, Alcanfor, Maná, Teriaca veneciana, raíces del Ruibarbo, Cedoaria, raíces de Carlina y Angélica.
Los beneficios del Amargo Sueco son múltiples; Es bueno para todo el sistema digestivo: estomago, intestinos, páncreas, hígado, desinfecta y calma el tracto intestinal, estimula la función del hígado, restaura el equilibrio natural de ácido en el estómago, tonifica y regenera células, elimina toxinas, purifica, desinfecta y estimula la circulación sanguínea, actúa como un laxante suave, alivia la flatulencia, gases, cólicos y náuseas.

Para uso externo, alivia las  inflamaciones de todo tipo. Se puede aplicar a manchas, contusiones y cicatrices, en erupciones cutáneas, granitos, heridas purulentas e incluso ulceras por decúbito. Las hemorroides, sabañones, fistulas, los ojos de pollo (callos) y quemaduras.

 

Pacientes aquejados de problemas digestivos, de tránsito intestinal lento o demasiado ligero, de intoxicaciones alimentarias, problemas de azúcar, mejoran. Y no solo los que tienen problemas digestivos, si no los que padecen hipertensión o hipotensión, para los dolores de cabeza y de muelas.

A los anémicos les ayuda a recobrar el color y el hierro. Limpian la sangre, por lo que los tejidos se nutren con más facilidad y el oxigeno llega a todo nuestro cuerpo mucho mejor, por lo que todas las funciones orgánicas se realizan mejor, este es el secreto de su éxito.

Al eliminar toxinas de la sangre, hace, que está este más fluida, con mayor aporte de O2, nutrientes, vitaminas, oligoelementos, minerales, etc.

Los tejidos de todo nuestro cuerpo están mejor, ya que se alimentan mejor.

 

Esta entrada fue publicada en Conceptos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *