Agua de rosas

agua de rosas

El agua de rosas, tiene muchas aplicaciones en cosmética y en salud,  y lo podemos emplear en las siguientes circunstancias:

  • Pieles sensibles.
  • Enfermedades cutáneas como el acné y las dermatitis.
  • Pieles grasas.

Propiedades y beneficios del agua de rosas:

Para la piel: ayuda a tonificar la piel, a rejuvenecerla, a suavizar las manchas, estrías y arrugas, y también actúa como un excelente hidratante natural. Todo ello al ser rico en antioxidantes naturales, como la vitamina C (que ayuda a sintetizar el colágeno), taninos y pectina, que ayudan a su vez a reafirmar la piel.
Para los ojos: el agua de rosas puede actuar como colirio, siendo especialmente útil a la hora de limpiar los ojos.
Para el dolor de cabeza: cuando es aplicado en forma de compresas frías sobre la frente, el agua de rosas es ideal para aliviar jaquecas y migrañas.
Para la garganta: cuando tenemos la garganta irritada, un remedio natural útil es hacer gargarismos con agua tibia, bicarbonato de sodio y sal.

 

Contiene multitud de beneficios: antibacterianos, antidepresivos, antiinflamatorios, astringentes, cicatrizantes, digestivos y relajantes.

No existe ningún tipo de contraidicación al usar el agua de rosas, tan sólo evitar su uso si eres alérgico a las rosas.

Es muy importante cuidar bien su conservación ya que el agua de rosas debe guardarse lejos de la luz y el calor. Lo más recomendable es guardarlo en la nevera porque es la forma en la que conservará todas las propiedades.

 ¿Cómo hacer agua de rosas?

Ingredientes

  • 3 rosas (de las que extraeremos sus pétalos)
  • Medio litro de agua mineral
  • Pasos para preparar agua de rosas en casa

Como elaborar:

  1. Quitamos los pétalos a las rosas y los ponemos en un calentador con el medio litro de agua procurando que queden cubiertos.
  2. Ponemos los pétalos a cocinar durante aproximadamente dos horas y con fuego bajo.
  3. Transcurrido este tiempo apagamos el fuego, tapamos el calentador y dejamos los pétalos macerar al menos dos días.
  4. A continuación volvemos a hervir la preparación en este caso durante una hora.
  5. Cogemos un colador o un paño muy fino para colar la preparación.
  6. Una vez colada la guardamos en un recipiente que taparemos para su mejor conservación.
Esta entrada fue publicada en Conceptos. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.