Alfa-Hidroxiácidos

Son ácidos orgánicos, que se extraen de diversas plantas, frutas y alimentos.
Son moléculas hidrosolubles que tienen en su estructura química carbono e hidroxilo.
Los beneficios de estos ácidos son conocidos desde la antigüedad, aunque no se usaban ni se conocían como tales, existen referencias históricas, como Cleopatra bañándose en leche de burra, por sus propiedades, para la conservación de la belleza, la leche es rica en ácido láctico que a la vez es un alfa-hidroxiácido.
Pero realmente los alfa-hidroxiácidos fueron una revolución para su uso cosmético a finales del siglo XX, sobre los años 70. Se empezaron a usar en cosmética cuando vieron como actuaban a nivel dérmico.
Actúan en la epidermis y en la dermis por lo que penetran mucho más que cualquier otro tipo de cosmético, ya que el resto se queda solo en la epidermis, por lo que dejan a la piel en un estado de asimilación profunda de principios activos.

Estos consiguen:
Exfoliar profundamente la piel, eliminando por completo la capa cornea, alisando la misma y eliminando surcos y arrugas.
Renuevan por completo la piel, al eliminar por completo la capa cornea las células nuevas y jóvenes van a ocupar el espacio dejado por las viejas y desvitalizadas.
Hidratan, no resecan ni eliminan el agua de la piel, dejan la que ya existe y le proporciona a la piel la capacidad de captar más agua.

Existen varios tipos de AHA´S cada uno es diferente por su estructura, que varía según los radicales libres que componen dicha estructura, los más conocidos para su uso en cosmética son:

 

Ácido Glicólico, se obtiene de la caña de azúcar, es el más simple de todos y el que mejor penetra. Alisa la piel, exfolia profundamente, suaviza, atenúa las arrugas y unifica el tono.

Ácido Láctico, se obtiene de la leche agria, con propiedades hidratantes. Renueva, ilumina y unifica el tono.

Ácido Málico, se obtiene de las manzanas, un gran reestructurador. Acelera el metabolismo cutáneo.

Ácido Tartárico, se obtiene de las uvas, gran antioxidante. Aclara la piel.

 

Vamos a poner en este lote a otro hidroxiácido pero se trata de un beta-hidroxiácido, se diferencia de los alfa porque este es soluble en grasa, es el ácido salicílico, al ser soluble en grasa, tiene un poder de penetración mayor y va muy bien para zonas muy queratinicas y grasas.

 

 

Esta entrada fue publicada en Conceptos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *