Células madre vegetales

Observando el comportamiento de las plantas, sobre todo su poder de regeneración y crecimiento, se empezó a investigar sobre el origen de este comportamiento. Se estudió la parte más pequeña que contiene toda la información, la célula vegetal.
Se comprobó que las células madres o nativas, tienen toda la información para hacer crecer una planta igual que la anterior, de la que se extrae la célula de origen.
A este tipo de células se les denominan células madre, nativas o meristemos.
Las células nativas o los meristemos se encuentran sobre todo en las raíces de algunas partes de las zonas aéreas de la planta y sobre todo en los brotes.

Estas células tienen la capacidad de transformarse, es decir, que repara una hoja si se ha roto, reestructura la corteza partida o forma una raíz nueva cuando otra pierde su función; Así que podemos decir que esas células contienen toda la información para formar una planta igual y reconstruir la planta entera.
Con este poder de renovación se están formulando actualmente cosméticos con células madre o nativas vegetales, para ayudar a la piel a reconstruir la función de sus células según las necesidades de las mismas.

Estas cremas con este principio estimulan la actividad de los fibroblastos, sobre todo del colágeno y el acido hialurónico, estimulan la formación y renovación de los queratinocitos y fortalece el núcleo de la célula protegiendo el ADN.

En resumen, que combate los principales signos del envejecimiento.

 

Esta entrada fue publicada en Conceptos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *