¿Conoces la levadura de cerveza?

La levadura de cerveza, está convirtiendose en uno de los complementos más habituales en la dieta de veganos y embarazadas.

Pero no solamente ellos lo incluyen en su dieta sino que cada vez más personas lo introducen en sus comidas por su aporte en vitaminas y minerales.

¿Qué es y que propiedades tiene?

La levadura de cerveza, es un hongo que interviene en el proceso de la fermentación de la cerveza, pero utilizado como complemento nutricional podemos destacar su aporte en:

  • Alto contenido en vitaminas del grupo B: estas ayudan a fortalecer el sistema nervioso favoreciendo el funcionamiento del cerebro. Mejorando a su vez el estado de estrés y ansiedad.
  • Alto contenido en cromo: un mineral que ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre y normaliza la acción de la insulina. El efecto de la levadura de cerveza sobre la glucemia la hace especialmente útil en dietas de pérdida de peso , ya que ayuda a saciar la ansiedad frente a la comida.
  • Alto contenido en hierro: esto ayuda a prevenir la anemia.
  • Ácido fólico: muy bueno en periodos como el embarazo y lactancia.
  • Fibra: alto contenido en fibra, lo que facilita el tránsito intestinal y contribuye a eliminar toxinas.
  • Ácidos grasos insaturados y lecitina: ayudan a regular el colesterol y triglicéridos.
  • Vitamina C,A,E,D y K.

¿Puede tener efectos secundarios?

La levadura de cerveza es un complemento seguro para todas aquellas personas que tengan una buena salud.

En caso de consumir durante mucho tiempo este complemento alimenticio podrían producirse irritaciones en la piel, pero si se hacen periodos de descanso no tiene porque pasar nada.

Se desaconseja su uso en diabéticos porque puede alterar la efectividad de determinados medicamentos para tratar dicha enfermedad.

¿Cómo podemos tomar la levadura de cerveza?

Puede tomarse en comprimidos o en polvo.

El polvo te da muchas más opciones de tomarla, si te gusta su sabor puedes añadirla a tus recetas o en los yogures o batidos.

 

 

Esta entrada fue publicada en nutricion. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.