El aceite de Argán

El Argán o Arganero es un árbol de la familia de los Sapotáceos, que crece sólo en el suroeste de Marruecos, es por sus características , un árbol único en el mundo.

Actualmente, muchos laboratorios utilizan este aceite para el cuidado del cabello y uñas y para la fabricación de jabones.

 

El aceite de Argán es por su contenido en insaponificables perfecto para el cuidado de las uñas y por su contenido en vitamina E, es ideal para combatir el envejecimiento y la sequedad de la piel.

 

Hace aproximadamente 20 años , los análisis químicos realizados al aceite de Argán, confirmaron sus valiosas propiedades dermatológicas.

 

El aceite de Argán además de una elevada cantidad de vitamina E , contiene un 80% de ácidos grasos esenciales: 45%de ácido oleico y 35% linoléico.

 

Efectos y recomendaciones de uso:

 

  • Anti edad, efecto regenerativo.
  • Antiséptico.
  • Fungicida.
  • Quemaduras del sol.
  • Enfermedades dermatológicas como neurodermitis y psoriasis.
  • Suaviza, hidrata  y aporta brillo a la piel.
  • Estimula la oxigenación de la piel y aporta elasticidad.
  • Protege la piel de de las agresiones externas
  • Restaura la capa hidrolipídica cutánea y aumenta el contenido de las células.
  • Reestructura y endurece las uñas.
  • Fortalece el cabello.
  • Penetra rápidamente en la piel dejándola hidratada y sin engrasar.
  • Se puede aplicar directamente en las uñas, cara, cuerpo y pelo.

 

Propiedades dietéticas del aceite de Argán:

 

  • Anti-oxidante.
  • Anticancerígeno.
  • Reduce la hipertensión.
  • Reduce la tasa de colesterol malo.
  • Reduce los dolores articulares y reumáticos.
  • Estimula la capacidad cerebral.
  • Facilita la digestión aumentando la concentración de pepsina en el tubo digestivo.

Propiedades cosméticas del Aceite de Argán:

  • Fortalece el cabello aportándole brillo y flexibilidad.
  • Hidrata el cabello después de un baño en el mar.
  • Estimula la regeneración y la oxigenación de la piel.
  • Aporta elasticidad a la piel.
  • Hidrata la piel.
  • Es antiarrugas.
  • Alimenta las fibras capilares.
  • Promueve la renovación celular.
  • Revitaliza la piel y le aporta bienestar.
  • Cicatrizante.
  • Trata las irritaciones cutáneas, acné, eczema, estrías del embarazo, quemaduras, psoriasis, varicela.
  • Neutraliza los radicales libres y protege contra las agresiones externas.
  • Trata las uñas debilitadas.

 

 

Al igual que la Rosa Mosqueta, el aceite de argán es un principio activo muy versátil. Se puede aplicar tanto sobre la cara, como en el cuerpo y el cabello.

 

Se usa en la cara porque nutre intensamente. La elevada presencia de vitaminas antioxidantes como las vitaminas C o E, cuidan las diferentes capas del cutis.

 

Además, como son antioxidantes, neutralizan los radicales libres  y evitan su formación si te lo aplicas diariamente.

Es un potente anti edad y regenerador. La acción antioxidante de las vitaminas ayuda a restaurar el metabolismo natural, reduciendo las arrugas, mejorando el estado de la piel y conservándola suave y tersa.

 

Los dermatólogos lo recomiendan para tratar el acné leve, la psoriasis y otro tipo de problemas relacionados con la piel.

También puede usarse en cosmética corporal, una de sus principales aplicaciones consiste en su extensión por las estrías, ya que las reduce.

Produce un efecto relajación en las quemaduras superficiales de la piel gracias a su efecto cicatrizante.

Fortalece las uñas débiles con tendencia a quebrarse.

 

En tratamientos capilares, el aceite de argán aporta brillo y fortaleza al cuero cabelludo, lo hidrata y como resultado se obtiene un cabello con volumen ideal.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Conceptos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *