El masaje con pindas

Dentro de la medicina ayurvedica tenemos las terapias manuales, y una de las más conocidas es el masaje con pindas. El masaje con pindas es en sí un masaje para relajar el cuerpo, relajar la mente y relajar el alma. En el ayurveda todo está conectado, no hay nada que vibre fuera, todo está dentro de todo por eso si enferma la mente enferma el cuerpo el alma y viceversa.

 

¿Qué son las pindas?

Las pindas son unos saquitos de algodón o lino en cuyo interior se han puesto diferentes plantas, tanto medicinales como aromáticas. Estas bolsitas se calientan con vapor, de este modo conseguimos que las plantas desprendan sus beneficios y que al contacto con la piel, esta dilate sus poros permitiendo de este modo que los principios activos de las plantas penetren y se introduzcan en el torrente sanguíneo. Del mismo modo que al estar suspendidos sus aromas por el aire, a través de la nariz llegue hasta nuestro cerebro.

 

¿Para qué las utilizaremos?

La acción de las pindas sobre la piel es de hidratación, ya que para el deslizamiento de las mismas se ha hecho previamente una aplicación de aceite, sobre todo de sésamo, y el calor de la pinda favorece su penetración en la piel. Dependiendo de las plantas con las que se ha rellenado la pinda podremos relajar, aliviaremos dolores reumáticos, dolores musculares o servirá de anti inflamatorio. Si lo que deseamos es estimular pondremos plantas que vigoricen, y de esta manera estimularemos cuerpo, mente y espíritu.

 

El masaje con pindas suele tener una duración de 35 a 55 minutos, y si se necesita mucha relajación incluso una hora y media. Las plantas más utilizadas para relajar son la melisa, la tila o el naranjo .Las que utilizaremos`para estimular serán el tomillo o la menta, y si nuestros músculos están muy machacados pondremos laurel o romero…

 

El masaje con pindas nos puede ayudar en el tratamiento de numerosas situaciones como ansiedad, artritis, cansancio, contracturas, depresión, estrés, inflamación intestinal, inflamaciones, insomnio, reuma, etcétera.

Masaje con pindas

Esta entrada fue publicada en Conceptos, Tratamientos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *