¿Qué sabemos del Pilates?

Pilates es ese método de gimnasia que ahora esta tan de moda y que constituye para algunos la panacea del ejercicio, para otros una tabla de estiramientos y para otros una gimnasia más.

 

¿Conocemos bien el Pilates? Solo tiene unos 80 años, y su creador fue un niño que por cuestiones de salud no podía hacer ejercicio. En su juventud se intereso por todo lo que era encontrar la salud, por medio del ejercicio, pero un tipo de ejercicio que pudiera ser practicado por todo tipo de personas, niños ancianos enfermos que justo practicando este tipo de gimnasia mejorar el estado general de salud.

 

Estudió disciplinas orientales como el yoga o el karate y encontró una unión entre lo oriental con lo occidental que cuidara tanto el cuerpo como la mente uniendo la gimnasia tradicional con disciplinas como el yoga, y de ahí nació el Pilates, bautizado con el nombre de su creador.

 

Esta unión entre la gimnasia tradicional y el yoga, aunando lo bueno de cada una de las dos por un lado tenemos el gasto enérgico de la gimnasia, y por otro la concentración, la respiración y las posturas del yoga. Esta combinación armónica hace de este método un gran aliado para tener un cuerpo moldeado y fuerte además de conseguir armonía y relajación. Nos ayuda para tener una espalda sana, saber respirar con armonía, aumentar la capacidad pulmonar.

 

Si mejoramos la respiración tenemos mayor cantidad de oxigeno en sangre por lo que estamos más vitales y enérgicos. Como todo ejercicio físico genera un aumento de las endorfinas, por lo tanto estamos mejor anímicamente, y como al final de la clase nos relajamos salimos con la piel tersa y oxigenada, y encima al hacer ejercicio quemamos calorías.

 

Con Pilates tenemos una musculatura torneada y firme, unos tendones y ligamentos más fuertes, una espalda sana, una postura equilibrada, más oxigeno y endorfinas.

 

Pero no os olvidéis de buscar un buen monitor que nos guíe, ya que ejercicios mal hechos nos pueden ocasionar lesiones.

 

 

Esta entrada fue publicada en Conceptos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *