Propiedades de las alcachofas para mejorar nuestra salud

La alcachofa es originaria del norte de África, y llego a Roma y Grecia por las incursiones bélicas de estos en África. En la antigua Grecia ya se tiene constancia de remedios médicos elaborados con alcachofas para eliminar cálculos biliares. A España llego gracias a los árabes, que las cultivaban en sus huertas. España se convirtió en la entrada a través de la cual se extendió al resto de Europa.

 

La función terapéutica más reconocida de la alcachofa, es la de colagoga, función que cumple incluso mejor que muchos preparados farmacéuticos. También contiene mucilagos, taninos, vitaminas A, C y B, flavona,y lactano. Las sales minerales más abundantes que podemos encontrar en ellas son el potasio y el magnesio, y ayuda a formar un fermento que nos ayuda a regular la glucosa en sangre.

 

Por lo tanto, estamos ante una verdura con múltiples propiedades. Al ayudarnos como colagogo nos ayuda a desintoxicar hígado y vesícula biliar, descongestiona y regenera el hígado. Si queremos tener un hígado sano o simplemente desintoxicarlo comer alcachofas es una buena opción. En dietas de adelgazamiento también es muy recomendada ya que al mejorar la función del hígado eliminamos toxinas, ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre, equilibra la asimilación de las grasas, sobre todo el colesterol, (es grasa en sangre), evitando el almacenamiento de este en tejidos y en las arterias.

 

Para nuestras articulaciones y riñones también es una buena aliada. La alcachofa equilibra los niveles de UREA, evitando que se acumulen en las articulaciones, de este modo evitamos los dolores reumáticos, artritis y la gota.

 

Lo mejor para tener una vida saludable es comer de todo y con moderación pero si tenemos el hígado tocado, ácido úrico, problemas con el colesterol o simplemente estamos intentando adelgazar lleva alcachofas a tu mesa, y encima están buenísimas. Que el alimento sea tu medicina.

Beneficios de las alcachofas

Esta entrada fue publicada en Conceptos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *