Propiedades del caqui

caqui

El caqui es una fruta tropical propia del otoño, es de color amarillo anaranjado y de sabor muy dulce.

Existen tres especies de caqui que tienen origen en China, Japón y otros paises de Asia y Estados Unidos.

Son 3 las especies que se distinguen entre sí por el tamaño y por el sabor.

El caqui de China es la variedad más cultivada y se puede consumir tanto en crudo cocinada.

El caqui de Japón es similar a la variedad de China y se cultiva principalmente en el lejano Oriente y en Italia.

El caqui Americano no es muy frecuente suele obtenerse de árboles silvestres.

Es muy importante conocer la variedad para poder elegir la más adecuada. A la hora de hacer la compra debemos desechar todos aquellos que se presenten verdes, hay que elegir siempre los que veamos que están intactos, con el casquete y el tallo incluidos.

Es una fruta muy delicada que ha de estar madura a la hora de consumirla.

La composición del caqui depende de la variedad. En todos los casos, el principal componente es el agua que se encuentra en mayor cantidad en el caqui de China que en el Americano. Los hidratos de carbono, son los que aparecen en mayor proporción siendo la más rica la Americana. En mucha menos cantidad se encuentran las proteínas y los lípidos ambos en cantidades similares en las dos variedades. Contiene también fibra soluble y su valor calórico es bajo.

Destaca su alto contenido en potasio, calcio, fósforo, hierro y sodio.

En vitaminas, el caqui de china tiene una gran catidad de vitamina A, y grandes cantidades de vitamina C , principalmente cuando el fruto está verde, y además aporta pequeñas cantidades de vitaminas del grupo B.

EL caqui posee un gran valor nutritivo, debido en gran medida, a su riqueza de aminoácidos, vitamina A y vitamina C.

Su proporción de glucosa y sacarosa y su bajo contenido en sal la hace adecuada para diabéticos, hipertensos y personas con afecciones cardíacas renales.

El caqui es astrisgente antes de madurar y se vuelve ligeramente laxante cuando está maduro.

Esta entrada fue publicada en nutricion. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.