Proteinas de Seda

La proteína de seda es un principio activo en la formulación de muchas de nuestras cremas, sobre todo en las que mitigan el paso del tiempo sobre nuestra piel. Las proteínas son, macromoléculas formadas por aminoácidos, que tienen diversas funciones en nuestro organismo, se utilizan para la formación de la estructura, (colágeno) en la formación de anticuerpos, encimas etc… En la seda podemos encontrar dos proteínas la fibroína que es la principal y luego tenemos la sericina que es la que trabaja como aglutinante.

 

La fibroína está compuesta por diversos aminoácidos, la serina, la alamina y la glicina, enlazados por cadenas de hidrógeno. La glicina es uno de los aminoácidos de cadena más reducida lo que ayuda a hacer las fibras más fuertes y resistentes. La seda es, una sustancia que segregan diversos insectos, que la producen para realizar el proceso de metamorfosis, ellos realizan un capullo donde se quedan hasta que se convienen en otra cosa diferente a lo que eran.

 

El más famoso es el gusano de seda, pero las polillas y otras mariposas utilizan el mismo sistema, para realizar la metamorfosis. Mayoritariamente son los productos dedicados al cuidado del cabello, los que primero empezaron a utilizar a la proteína de seda en sus formulaciones, para dar fuerza y elasticidad al cabello.

 

La proteína de seda, tiene un bajo índice molecular por lo que su penetración es muy buena, llegando a capas profundas de la epidermis, proporcionándole hidratación, repara las células, proporcionando una correcta conexión de estas, para formar un extracto corneo continuo con las células de colágeno y elastina en perfecto estado y función, previniendo así las líneas de expresión y el descolgamiento de la piel, al mismo tiempo, si ya se tienen arruguitas o la piel está muy envejecida ayuda a restablecer funciones celulares mejorando el tacto la suavidad, resistencia y elasticidad.

 

La característica principal es que deja la piel, suave, pasas la mano y la notas hidratada, con unificación cutánea, hidrata, por lo que va bien en productos diseñados para las pieles grasas con deshidratación ya que no engrasa la piel, ayuda a que el agua se fije en la piel, sin dar aspecto graso, y aceitoso.

 

Esta entrada fue publicada en Conceptos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *