La Electrolipólisis

Este método de eliminación de la celulitis localizada entró en desuso hace unos años, y nosotros lo queremos rescatar del olvido, no porque seamos unos nostálgicos, sino más bien porque es un método que empieza otra vez a tomar auge y porque es realmente efectivo.

 

Las principales razones de que entrara en desuso son porque en su aplicación deja moratones, y claro, nuestra clientela se quiere poner delgada sobre todo cuando ya nos quitamos la ropa y nos ven, por lo que los moratones no quedan estéticamente bien.

 

Pero su efectividad es espectacular, necesitamos muy pocas sesiones para conseguir una reducción de la zona y firmeza.

 

¿En qué consiste la electrolipólisis?

Es la introducción de pequeñas agujas, (estas son las que dejan los moratones) por debajo de la piel llegando al tejido adiposo, a través de las cuales se aplica una corriente de baja frecuencia (9 v). Esta se encarga de modificar la permeabilidad de los adipocitos eliminando de este modo la grasa de su interior. Se puede combinar con la mesoterapia para que su efectividad se multiplique consiguiendo mejores resultados en menor tiempo y más duraderos.

 

Esta técnica mejora la circulación sanguínea, ayuda en la formación de colágeno y de ciertas hormonas que ayudan en la combustión de la grasa (noradrenlina). Es muy recomendable en ese tipo de celulitis muy localizada, en personas muy delgadas que tienen esos cúmulos de grasa tan característicos y que con dieta y ejercicio no se pierden. En personas muy obesas, lo primero es una bajada considerable de peso, controlada por un médico y ejercicio físico, cuando la pérdida de peso empiece a ser evidente y considerable entonces podemos aplicar estos tratamientos.

 

Está totalmente contraindicado en embarazadas, personas con marcapasos y encima de prótesis o infecciones de la zona a tratar. Se puede tratar cualquier lugar de nuestro cuerpo que queramos reducir como cartucheras, cara interior de las rodillas, tobillos, brazos, papada, cara interior del muslo, tripa, flancos… como veis podemos tratar todo nuestro cuerpo con este aparatito que parecía obsoleto.

 

Combinemos el masaje, la meso y la cavitación con estas técnicas que parecen pasadas de moda pero que son tan efectivas. Todo por nuestra clientela que se merece lo mejor, lo mejor de nosotras que trabajamos para que ellas y ellos se encuentren bien y estén bien no estéticamente sino también animicamente, que sean felices y que vean que lo que nosotros les hacemos funciona.

 

Esta entrada fue publicada en Conceptos, Tratamientos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *