Cómo evitar la retención de líquidos

Retener líquidos es un problema bastante habitual y especialmente suele suceder más en mujeres.

Es un problema que puede tener origen en problemas internos como un problema hormonal, o un fallo en el sistema renal, pero lo más habitual es que esté causado por hábitos alimenticios inadecuados.

Causas y síntomas

Quitando los casos en los que la retención es causada por problemas internos, las causas suelen darse por malos hábitos alimenticios y una vida sedentaria.

Este trastorno suele agravarse en verano a causa del calor que hace que suframos una mayor deshidratación y sudoración, donde el cuerpo entra en modo reserva y acumula la mayor cantidad posible de líquidos.

Esta acumulación de líquidos puede hacer que repentinamente subamos de peso entre los 2 – 4 kg, sensación de pesadez, hinchazón de pies y manos y la aparición de celulitis.

Como prevenir la retención de líquidos

  • Menos sal y más potasio. La sal es un mineral que provoca retención de líquidos, por lo que debemos consumir lo mínimo posible. El potasio, contrarresta de forma natural el efecto retenedor por lo que se recomienda alimentos que lo contengan como puede ser el plátano, las acelgas, el aguacate…
  • Beber 2 litros de agua diarios.  Beber poca agua agrava el problema ya que retienes los líquidos en forma de reserva.
  • Practicar ejercicio. El no practicar nada de ejercicio esta reñido con la circulación, por lo que se recomienda un estilo de vida activo con la práctica de deporte.
  • Evitar las prendas ajustadas. Si te pones prendas demasiado ajustadas el problema de circulación puede verse más afectado.

Alimentos diuréticos

Se recomienda añadir a la dieta alimentos con efecto drenante natural, como la piña, el hinojo, la alcachofa y el té verde.

 

 

Publicado en nutricion |

Qué es y qué aporta el yoga facial

El yoga es una disciplina, una filosofía de vida, una forma de ser y de vivir que presta toda la atención a su propio ser.

¿Conoces los beneficios del yoga facial?

Son ejercicios que se centran en el rostro, una actividad que incrementará la resilencia interna de la piel para frenar los signos del envejecimiento.

Hoy en día está muy extendida la creencia de que existe una gran vinculación entre el cuerpo y la mente, y el rostro es una de las partes del organismo en la que se pueden somatizar los efectos de nuestros estados de ánimo, por ejemplo, cuando estás estresada o cuando estás feliz tus rasgos faciales se tensan o se relajan.

El yoga facial incrementa el cuidado del rostro por medio de la realización de ejercicios localizados en esta parte del cuerpo.

Tu expresividad por sí misma es dinámica ya que a lo largo del día gesticulas de forma natural.

El estrés no solo produce malestar en las distintas partes del cuerpo, sino también en tu rostro. Así como practicas deporte destinado a ponerte en forma y sumar bienestar físisco y emocional, también puedes practicar gimnasia facial con este tipo de yoga.

Es una disciplina que te ayudará a tonificar la piel, sumando luminosidad por medio de una metodología con unas rutinas totalmente naturales.

A lo largo del día vamos sumando tensiones que generan un cansancio físico, un cansancio que aparece casi siempre reflejado en el rostro. Por eso es tan aconsejable llevar a cabo una rutina facial. Además puede ser perfecta para que a lo largo del día encuentres unos minutos para ti.

El rostro es una zona del cuerpo que contiene multitud de músculos diferentes, por esta razón también necesita un ejercicio específico.

El yoga facial propicia la oxigenación de la piel a través de dinámicas específicas para tonificar las distintas zonas localizadas de la cara.

 

Publicado en Sin categoría |