¿Qué sabes sobre los aceites esenciales?

Los aceites esenciales son extractos de plantas, que sirven para aliviar muchos trastornos y problemas estéticos.

A muchas personas se les pregunta y suelen decirte que les gustan porque vertiendo unas solas gotitas en un difusor,  dejan una agradable fragancia en todo el ambiente. Pero debemos saber que no solo para eso están los aceites esenciales, que no son simplemente perfumes sino que también sirven como remedios naturales que si se usan de manera correcta pueden llegar a influir tanto en el sistema nervioso como en el resto de funciones del organismo, contribuyendo a aliviar distintos trastornos y problemas estéticos.

Este es uno de los motivos por los que debemos tener especial cuidado a la hora de usarlos especialmente cuando se esta esperando un bebe.

¿Cómo actúan en nuestro organismo?

Los aceites esenciales son unas mezclas complejas de sustancias fitoquímicas que se extraen de las plantas, concretamente de algunas partes como las hojas, los frutos, las cortezas, las raíces.

Están compuestos de sustancias que se encuentran en la propia piel, de bajo peso molecular, características que hacen que el aceite esencial logre penetrar fácilmente en la epidermis, hasta alcanzar la dermis, desde donde, en poco tiempo, entrará en circulación en el sistema linfático y sanguíneo hasta llegar a los órganos.

Una vez en su destino, el aceite esencial  es bioactivador, lo que significa que estimula las funciones naturales del cuerpo.

Además es selectivo ya que solo actúa donde es necesario, llevando a cabo diferentes funciones, como puede ser la función antibacteriana, espasmódica, expectorante, sedante o anestésica.

¿Cómo usarlos adecuadamente?

  • Aceites vegetales: los aceites como el de jojoba, almendras dulces, oliva, avellana… suelen usarse para dar masajes y friegas. La cantidad estándar es un mililitro de aceite esencial diluido en 1000ml de aceite de masaje.
  • Cremas de base neutra: puedes utilizar tu crema neutra de siempre, diluyendo de 20 a 30 gotas de l aceite esencial en 100ml de producto.
  • Arcilla: para elaborar  mascarillas faciales o capilares debes poner de 2 a 3 gotas de aceite esencial por cada cucharada en polvo y mezclar con agua.

 

Publicado en Nuestros productos, Tratamientos |

Cuida tus pies como se merece

El cuidado de los pies muchas veces pasa desapercibido, algo que es muy importante no pasar por alto ya que es una parte fundamental de nuestro cuerpo, y su cuidado debería estar siempre dentro de nuestra rutina de cuidado diario.

¿Quieres aprender como cuidarlos? lee el post y te lo contamos 😉

El desgaste, el uso de zapatos demasiado ajustados, mala circulación de los pies, o unas uñas mal cortadas pueden hacer que tengas múltiples problemas en la zona.

Hay cuidados básicos que debemos llevar a cabo para mantener la salud de nuestros pies, y debería comenzar haciendo una revisión de ellos cada día después de la ducha.

¿Qué remedios podemos utilizar para el cuidado de nuestros pies?

  • Cepillar los pies con agua y vinagre.
  • Masaje tonificante y calmante.
  • Ejercicios de estiramiento para los pies.

Por mucho que los cuidemos debemos visitar nuestro podólogo de vez en cuando.

Podemos pensar que no hace falta, pero a medida que vamos haciéndonos mayores, los problemas pueden ir apareciendo por diferentes causas, juanetes, rigidez en las articulaciones… y con una visita al podólogo podemos evitar que esos problemas lleguen a ser más graves.

Para un cuidado de los pies el usar el calzado adecuado es muy importante, muchas personas no suelen preocuparse de ello, por lo que generalmente utilizan zapatos que no deberían usar. Lo más cómodo es optar por un calzado cómodo, amplio y que no apriete los pies.

Es aconsejable ir alternando con diferentes tipos de calzado sin abusar demasiado de las zapatillas deportivas, que sí, suelen ser las más cómodas pero sus materiales suelen fomentar la sudoración y el mal olor.

Los calcetines también hay que saberlos elegir, debemos evitar aquellos que quedan demasiado ajustados y de materiales sintéticos como el poliester, los mejores son los de algodón ya qua absorben el sudor y permiten que nuestros pies estén más frescos y secos.

Para evitar lesiones e infecciones, es recomendable tener mucho cuidado de no andar descalzo, incluso en casa, lo mejor es usar siempre un calzado cómodo.

 

 

 

 

Publicado en Tratamientos |